29 octubre 2013

“Esa es la ventaja que tienes sobre otros miles de idiotas con el corazón roto. Puedes escribirlo”.

Supongo que lo de que las cosas vayan bien al 100% es un cuento chino... pero por si alguna vez se lo proponen ya estoy yo para fastidiarlo todo. Que lo que te da los mejores momentos de tu vida y lo que a la vez los destruye sea lo mismo, es paradójico, extraño y confuso, sí, todo a la vez. 
Como vas a dejar atrás los vicios si es lo que te mantienen con vida cada vez que recaes, que últimamente lo haces bastante a menudo, si todo se te diese tan bien como tener el orgullo por las nubes mejor te iría en la vida. 
Y lo de empezar de cero cada domingo de resaca ya ni yo me lo creo, algún día serán hechos y no palabras, lo prometo. Algún día...


Dicen que ojos que no ven, corazón que no siente, ¡los cojones! Con perdón de la expresión. Lo que si es que estoy aprendiendo a quererme más, eso es un gran avance, aunque el orgullo y el ego se estén subiendo a lo más alto del árbol, supongo que es mejor que vivir continuamente en el suelo. Algún día lograré encontrarle término medio a mi vida, estoy esperando ese día con unas ganas inmensas, quiero dejar de ser este desastre con patas, esta cabeza loca, este cúmulo de vicios. 
Algún día lo que toque no se hará añicos... ya verás.

2 comentarios:

  1. Escucha "Something is always wrong". Es muy banda sonora de tu entrada.
    Y sin duda escribir es muchas veces terapéutico.

    ResponderEliminar
  2. Me suena eso de los domingos prometerse el cambiar de vida. Pero no es tan sencillo. Me encanto tu blog y te sigo desde ya. Pasate cuando quieras por el mio. Un besito

    ResponderEliminar

Porque sobre lo ideal, ya se ha escrito demasiado. :)