20 diciembre 2013

Pensar que habías estado realmente jodida. Y jodidamente enamorada.


"Es muy fácil: Cuando no puedes hacerte más daño, buscas alguien que te lo haga". 

Y no sé como lo hace, pero Escandar siempre tiene palabras para mi. Desde hace un mes hago rugby, creo que me cansé de las ostias emocionales y ahora las prefiero en la piel, duelen menos, te lo juro, mucho menos. Siempre nos repiten los capitanes "no hay dolor, chicas, no hay dolor" y me gustaría creerles, de verdad. Lo que pasa es que ellos no te han visto sonreír, despertar y luego tener que tragar con la ausencia de todo eso. 
Abuso demasiado del café y del tabaco, y es que me prometí tomarlos solo cuando me acordase de ti y ya ves... estoy todo el día fumando.


"Te cambié por miles.
Que valían millones.
Menos que tú".

Y menos mal que aún me queda Escandar para decir lo que yo no puedo. Te juro que cambiaría todos mis líos de una noche, por pasar una más contigo. Porque echo de menos tu risa, muchísimo. 

4 comentarios:

  1. A mi me pasa algo parecido con Irene X.

    http://hablamedelcaos.blogspot.com.es/ (me cambio aquí)

    ResponderEliminar
  2. Por esa regla de dos me pasé al de liar. Me salía más rentable. ;)

    ResponderEliminar
  3. Elena donde estas, donde te has metido? Ya es febrero y no te he leído,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy preparando la nueva entrada, gracias por echarme de menos, en unos días la subo ;)

      Eliminar

Porque sobre lo ideal, ya se ha escrito demasiado. :)